Category : Sin categoría

adolescencia_autoimagen_autoestima

Miss Super Pop

Y ahí estaba yo con 11 añitos y un lazo gigantesco plantado cual antena parabólica en mi cabeza. Sonriente, feliz con mis medias de plumeti y el vestido confeccionado por mi abuela a juego con el de mi hermana. Imaginaros a una muñequita (esta era mi sister con 5 años) y una niña en plena etapa prepuber vestida como una muñecota (esa era yo).

En mi habitación con papel pintado de Laura Ashley soñaba todo tipo de fantasías, unicornios, países inventados, trajes de ensueño. Lo dulce, lo bello y lo vulnerable siempre me han encandilado. Desde pequeña me ha atraído el arte; lloraba sin consuelo cuando terminaban las obras de teatro infantiles, me pasaba horas dibujando, disfrutaba como una loca disfrazándome con la ropa de los 80´s de mamá, me encantaba imaginar.

Llegó la adolescencia y de pronto mi manera de expresarme y de vestir no encajaban con mi colegio. Un colegio en el que lo que se buscaba era a la ingeniera excelente en una ciudad teñida de un azul marino casi negro.

Los colores de dentro se me empezaron a apagar, al mismo tiempo que mi imaginación se empezó a teñir también de oscuro.  Así empecé creerme lo que otros niños del cole decían sobre mí (o por lo menos así fue como yo lo viví) comencé a identificarme con el personaje de niña cursi, absurda y ridícula. Poco a poco esas creencias se fueron cosiendo a mi piel. Me avergonzaba de ser cómo era. ¿Por qué no era como mi hermana: fuerte y dura?

Recuerdo la adolescencia como una montaña rocosa de inseguridades, miedos y rechazo hacia mí misma. Mis caderas se ensanchaban, gané tres tallas de sujetador y de pantalón mientras sumergida en un mar de emociones intentaba nadar hacia la orilla de la madurez. Cuando escribo este texto todavía puedo percibir esa sensación de mareo, aún quedan posos flotando en la imagen que tengo sobre mí.

La pubertad es una etapa en la que la parcela social ocupa muchísimo terreno de nuestras vidas; en este tramo nos preocupa especialmente ser aceptadas por nuestros amigos, gustar a los chicos y conseguir su aprobación.  ¿Qué quieren los demás de mi cuerpo? ¿Cómo puedo transformarlo? Dietas, maquillaje, tutoriales de belleza, consumo de productos cosméticos, horas y horas dedicadas a mi cuerpo para contentar a otros…

Durante la pubertad lo que el otro piensa sobre nuestro cuerpo construye nuestra realidad, una realidad incompleta basada en la opinión subjetiva de una tercera persona.  Si a juicio de alguien estoy demasiado gorda, soy muy bajita, tengo el culo muy grande, mis pies son feos…Entonces me trago esas ideas, las mastico y que se quedan impregnadas en mi piel, en muchos casos acompañándome durante años.

Durante nuestra adolescencia se forja una parte muy importante de nuestra autoimagen como adultas. Por lo tanto la manera en la que mi familia, mi pareja, mis amigas u otras personas importantes para mí han tratado mi cuerpo tiene una influencia directa en cómo me vivo yo actualmente.

¿Te has planteado que lo que te estás diciendo sobre tu cuerpo puede que en realidad tenga poco que ver contigo? ¿Realmente eres tú la que piensas que tu barriga es horrible? ¿Estás segura de que tu talla es demasiado grande? ¿Eres tú la que has decidido que tu celulitis es antiestética?  ¿O son otros los que te han ayudado a construir esas creencias sobre ti?

Cuestiona lo que piensas sobre tu cuerpo, tira del hilo hasta desenrollar la madeja y quedarte desnuda.  Conecta con tu cuerpo y el poder que sólo tú tienes sobre él.

Imagen:  Película 13 Going on 30 (Dir. Gary Winick, 2004)

 

 

 

 

Ilustración Sally Nixon

Días de fea

Hace 40 grados a la sombra. Aquí y ahora me siento como una masa derretida que en algún momento se fundirá con la silla. A mi instante mutante se suma que tengo la regla, la barriguita hinchada cual pez globo, me pesan las piernas y un corrillo de granos adorna mi barbilla. Me siento fea.

Me miro al espejo y veo una película de terror. Empiezo a sacarme defectos como si la que viera en el reflejo no fuera la misma de hace una semana. <<Mis piernas están fofas, vaya celulitis, tengo las tetas como pasas, menudo careto….>>

Y salgo a la calle sintiéndome como un orco, cabeza gacha mientras arrastro los pies <<Por favor que nadie me mire>>.

¿Cómo puede ser que nos sintamos tan diferentes con nosotras mismas de un día para otro? ¿O de una semana a la otra?¿Tanto ha cambiado nuestro cuerpo? La respuesta suele ser NO, lo único que ha cambiado es nuestra manera de mirarnos y hablarnos.

En cómo nos percibimos a nosotras mismas influyen muchísimos factores además de nuestra condición física objetiva. Puedo tener un cuerpo que cumpla a la perfección los cánones de belleza establecidos y sin embargo estar a disgusto con él. Puedo tener un cuerpo 10 y tener Días de fea.

Con Días de fea me refiero a esos días o temporadas en los que a pesar de que no haya existido un cambio físico perceptible en ti pero te sientes a disgusto con tu cuerpo. Esos días en los que después de cambiarte 200.000 veces de ropa te sigues viendo mal. Cuando te da exactamente igual que los demás te digan que estás preciosa porque tú te sigues viendo feísima.

¿Te suele pasar? Puede que la mierda que estás viendo en el espejo sobre ti esconda en realidad una emoción que está presente en tu vida y que poco tiene que ver con tu peso, estrías o arrugas. A veces nos cuesta transitar por ciertas emociones como el miedo, la tristeza o la rabia porque las entendemos como negativas, así que las escondemos de manera inconsciente debajo del cuerpo.

De manera que si te miras en el espejo y sólo ves una montaña de cosas que mejorar físicamente, en vez de lanzarte como una loca a hacer un plan de dieta estricto para el carro y empieza a mirarte desde otro lugar.

Despégate del espejo, respira y observa cuál es tu contexto cuando aparecen los Días de fea. ¿Hay algo que te preocupa en tu vida? ¿Quizás estás siendo ultra-exigente contigo? ¿Quieres llegar a todo? ¿Estás desmotivada? ¿Estás triste? ¿Enfadada?¿Te sientes cansada? Tu cuerpo retiene, guarda y te recuerda esas emociones también cuando te miras al espejo. 

Por eso es tan importante darte el tiempo para escucharte y dejarte sentir, permitirte estar también en emociones difíciles, decir NO,  pintarte las uñas mientras lloras a moco tendido, gritar, bailar en bragas tu canción favorita. Sólo tú sabes lo que necesitas.

Los días de fea no se tapan con kgs de maquillaje 😉

Un abrazo,

Aizea

Ilustración portada: Sally Nixon

 

laughing-879961_960_720

Quererte es gratis

“Soy entrenadora Body Positive, acompaño a las mujeres a que hagan las paces con su cuerpo y su imagen” “Claro, es que ahora todo eso de quererse está muy de moda” – es algo que me suelen soltar cuando explico a lo que me dedico.

Entiendo desde donde me lo dicen. Es cierto que en los últimos tiempos el interés por el autoconocimiento, el desarrollo personal, la psicología, las terapias alternativas o la nutrición saludable ha ido increcendo hasta el punto de transformarse en una tendencia. Parece que ahora los packs de clases de yoga te los venden como los de yogures, 5×3, 0% grasas, 0% espiritualidad.

Sin embargo, más allá del slogan “love yourself” el aprender a querernos es una necesidad. ¿Cuántos siglos hemos estado ignorando nuestras emociones? ¿Cuánto tiempo hemos pasado sin escucharnos, sin darnos lo que necesitamos? Metidas en nuestra rueda del hámster, rodando y rodando sin atrevernos a cuestionar todas esas creencias que teníamos sobre nosotras mismas y nuestro cuerpo.

Imagen: Lonely Girls Project
Imagen body positive: Lonely Girls Project

Es mucho más sencillo decir que el momento que estamos viviendo es una tendencia o una moda pasajera a aceptar que hemos llegado a nuestro punto de inflexión, la gota que colma el vaso. Que sí, que estamos hartas de que se nos juzgue por nuestro físico, que estamos hasta los ovarios de tener que dar explicaciones sobre lo que nos ponemos o lo que no, que estamos hasta las narices de tener que cumplir con unos estándares de belleza inalcanzables, que no nos da la gana de vestirnos para complacerles a ellos ni a nadie.

Nuestro cuerpo es nuestro, de nadie más. Vivirlo como una parte de nosotras mismas nos da poder y nos conecta con nosotras. Ahora las reglas las pongo yo porque mi imagen es mía. Yo decido cómo me corto el pelo, cómo me visto, si me quiero maquillar o no, yo decido cómo quiero mostrarme ante los demás. Y ahí surge la sonrisa verdadera, la confianza, el poder, la autoexpresión, la liberación y el disfrute.

El tema es que ahí vas tú, intentando disfrutar de tu cuerpo y de tu imagen cuando no paras de encontrarte obstáculos por el camino: opiniones ajenas, críticas, desaprobaciones, incomprensión, estereotipos… Sólo hace falta abrir una revista femenina para darte en los morros con todo esto de golpe.

Quiere tu cuerpo
Imagen Body Positive: Lonely Girls Project

 

Lo mejor es que sigas la corriente comprando cosmética anti-edad, siguiendo dietas restrictivas, sintiéndote desgraciada con tu celulitis, copiando el estilo de la celebrity de turno… Porque al fin y al cabo eso te quita poder, te hace más insegura, vulnerable y manejable. Así sigues al flautista de Hamelin, hasta encerrarte en la cueva.

Pero esta vez te pido que me escuches: no les hagas caso, de verdad tú estás bien así tal y como eres. No hay nada malo en tu cuerpo, aunque eso no es lo que te han enseñado. El camino para verte bien no tiene por qué ser tortuoso. Si te estás haciendo heridas andando para sentirte bien contigo misma difícilmente llegarás a tu objetivo.

Quererte no es una moda, es algo que te mereces. Sólo tienes que permitírtelo. Es gratis 😉

 

 

 

 

Imagen: Girls HBO

Tengo el armario lleno y no tengo nada que ponerme: 3 claves para entender qué pasa en tu armario

¿Te cambias 10.000 veces de ropa antes de salir de casa? ¿Sueles llevar la misma ropa? ¿El momento de vestirte te angustia? ¿Te da pereza mirar en los cajones y siempre coges lo primero que pillas? ¿Tienes muchas prendas que no usas? “No me queda nada bien” ¿es una de tus frases clásicas?

Sí has respondido “Sí” a la mayoría de estas preguntas es que tienes Terror de armario: ese Yuyu tremendo a abrir el armario, ese miedo a vestirte porque te parece una tarea complicada o un peñazo  horrible.

Hoy te traigo 3 claves que te ayudarán a entender qué está pasando en tu armario y a comprar mejor.

Imagen: Unicorn Blanc

#1 LO QUE TE PONES VS. LO QUE NO TE PONES

Cómo si del lado oscuro y del luminoso se tratara separa las prendas que te pones más de las que no. Aquí no valen autoengaños del tipo de: “esta camiseta me la puse en la boda de mi prima Julita hace 10 años y ahora se vuelve a llevar”, “cuando baje unos kilos me pondré este vestido”. La pregunta es: “Te lo pones o no te lo pones?” Contesta sinceramente y haz dos montones: uno con las prendas que usas y otro con las que no.

Imagen:
Imagen: Mis kilos y yo

#2 BUSCA LAS SIMILITUDES & DIFERENCIAS

Una vez hayas clasificado tu ropa en dos montones pasaremos a estudiar qué tienen en común las prendas que te pones y que tienen en común las que no.

Empieza analizando el montón con las prendas qué sí te pones: ¿qué características tienen parecidas entre sí? Haz una lista clasificando las prendas por temáticas y vete anotando en cada casilla, para que te sea más sencillo definirlo. Para hacer este ejercicio puede resultarte útil extender las prendas encima de la cama o en una mesa para verlas bien.

Después haz lo mismo con las prendas que NO te pones.

Aquí te pongo un ejemplo de lista con algunas características de las prendas, pero tú puedes hacerla a tu gusto.

QUÉ TIENEN EN COMÚN

PRENDAS QUE ME PONGO

PRENDAS QUE NO ME PONGO

COLORES

oscuros brillantes

ESTILO

básicos, deportivos sofisticadas

FORMAS

suaves y vaporosas

estructuradas

TEJIDOS algodón

poliester

ESTAMPADOS sin estampado

estampados llamativos

ENTORNO PARA EL QUE ME LO COMPRÉ ocio

trabajo

 

#3 DIAGNOSTICA TU PATRÓN DE COMPRA

En esta tabla tienes las claves de tu patrón de compra: qué sueles comprar, para qué y qué características tienen las prendas que te pones y las que no. Esta información es un tesoro!!!

Ahora ya sabes que tienen en común las prendas que no te pones y esto te ayudará  a no tropezar otra vez con la misma piedra cuando vayas a comprar. Ya sabes que somos “animalas” de costumbres 😉

__________________________________________________________________

¿Quieres que te ayude a entenderte con tu armario?

Dentro de tu armario hay prendas y accesorios pero también guardas creencias que te limitan a la hora de verte bien, miedos y complejos que no te permiten disfrutarde ti.

Desde I feel Good te acompaño a conseguir un armario que sea 100% tú, con el que te sentirás bien al vestirte.

Pide aquí tu sesión gratuita y empieza vestirte desde lo que te hace sentir bien.

Teen girl getting a makeover

Cómo cambiar tu imagen y seguir siendo tú misma

El otro día haciendo zapping  pillé por banda uno de estos programas de cambios de imagen, la protagonista era una chica de trentaitantos que se encontraba en un momento bajo; sin trabajo, sin ilusiones y con varios “latigazos” que la vida le había regalado. Esperanzada por encontrar una salida a su situación, se sube a la pasarela de la tele y delante de medio país revela sus sufrimientos e inseguridades: “me siento fea”, “quiero cambiar”, “no valgo. Con la autoestima arrastrada se planta delante del jurado (formado por populares estilistas y bloggers) que le prometen hacerle feliz mediante un cambio de imagen que transformará su vida. Ella, sonríe con lágrimas en los ojos de la emoción.

Después viene el circo habitual del cambio de look: cortan su pelo, le maquillan, le compran ropa de un estilo diferente, le hacen una limpieza bucal, le dan pautas para caminar con esos tacones altísimos… Lo particular de este programa, es que durante todo el proceso de cambio ella no se puede mirar en el espejo, precisamente en ese factor sorpresa se encuentra la gracia del programa (si es que la tiene).

cambio-de-imagen-look
Imagen: themedievilboy ¿Qué estás buscando cambiar con tu cambio de imagen?

 

En la etapa final del show aparece la prota en el plató, todavía sin haberse visto y entonces todo el público se viene arriba, incluidos sus familiares y pareja que aplauden como locos su cambio de imagen.

Por fin llega el esperado momento donde se mira al espejo y cuando se ve…  empieza a llorar desconsolada balbuceando: No me gusto”, “No soy yo”, ante la mirada atónita del jurado y el público.

Todos le dicen y le repiten sin parar lo bonita que está, pero ella no para de llorar como una magdalena y así aparece el “THE END” del programa.  Un drama total!!

Y es que no me extraña para nada su reacción!! ¿Cómo te sentirías si de repente alguien te obliga a cambiar tu manera de ser, así de golpe y porrazo? “Mira, es que he pensado que es mejor que no seas tan discreta, así que te voy a convertir en una mujer llamativa y excéntrica” “Tampoco me convence tu dulzura, mejor te voy a transformar en una persona agresiva y dura”… Imagina que poco a poco te fuesen borrando todo lo que tú eres sin tu permiso, para transformarte en lo que “deberías ser” ¿Sería una locura, no?

cambio-de-imagen

Tu identidad y tu imagen personal son hermanas siamesas, por eso para sentirte bien con tu imagen, es importante respetar quien eres por dentro.  Entonces…

 

¿Cómo puedes  cambiar de look por fuera & sentirte bien por dentro?

#1 ¿Qué quieres cambiar realmente? Sincérate

Piensa cuál es la razón por la quieres hacer un cambio en tu imagen externa, qué es lo que quieres transformar y por qué. La mayoría de veces, el motivo que nos impulsa a hacer un cambio de imagen es más profundo de lo que puede parecer en un primer momento.

Yo misma me he pillado con las manos en la masa: cada vez que tengo vaivenes emocionales en mi vida cambio mi pelo,  lo tiño, lo corto y lo transformo intentado transformarme yo también.

Imagen: arthlete-loveyourbody Sé feliz con lo que tienes mientras trabajas por lo que quieres
Imagen: arthlete-loveyourbody Sé feliz con lo que tienes mientras trabajas por lo que quieres

#2 Trabaja en aquello que te gusta menos sobre ti

Normalmente decidimos tomar la determinación de cambiar algo nuestro porque no nos gusta, nos molesta e incluso lo repudiamos: “Odio mi culo”. Queremos que esa parte de nosotras desaparezca o se transforme como por arte de magia: “Ójala tuviera las piernas más largas”.

Sin embargo, es muy complicado que un proceso de cambio funcione si tenemos una lucha interna abierta. Hacer las paces con esa parte que no te gusta de ti y aceptarla es siempre la mejor manera de empezar a trabajar en ello. Aquello que no aceptas sobre ti es precisamente, lo que te hace sufrir.

#3 Camina a tu ritmo

Estamos acostumbradas a correr como desquiciadas por la vida y queremos todo para ayer. Pero cuando hablamos de cambios el paso lento es el más recomendable si queremos resultados duraderos y auténticos.

Se trata de incorporar nuevos hábitos y maneras de funcionar a largo plazo y esto no se hace de hoy para mañana. Lo siento, pero casi todas las fórmulas instantáneas y medio-mágicas no funcionan; las dietas milagro, zumos prodigiosos, hacer burradas en el gimnasio o los cambios de look radicales normalmente tienen un efecto negativo para nuestro bienestar.

#3 Mímate con locura

Pues sí, así de fácil y de complicado pero el quererse, reírse y disfrutar es vital para hacer cualquier tipo de cambio. Es cierto que el compromiso y el esfuerzo a veces pueden costarnos pero… ¡ojo! si durante tu proceso sientes que estás fustigando o maltratando alguna parte de ti, ese NO es el camino.

Cada una de nosotras ha de buscar cuál es la mejor manera de llegar a la meta, la que nos va a hacer sentirnos mejor, desde el amor y respeto hacia nosotras mismas.

________________________________________________________________________________________________________

¿Te gustaría trabajar algún aspecto de tu imagen personal, pero no sabes por dónde empezar?

A veces cuando estamos solas en un proceso de cambio es difícil hacerlo sola,en muchos momentos puedes sentirte insegura y desorientada.  En el taller Brave Women te acompaño a conocerte y disfrutar de ti mediante tu imagen personal, juntas  podemos trabajar para que te sientas bien contigo y con tu cuerpo siendo 100% tú.

bravewomenworkshop_editado-1

¿No vives en Barcelona pero te gustaría trabajar conmigo sobre tu imagen personal? Puedes consultar mis servicios de acompañamiento individual aquí  o escríbeme un email con tu consulta a hola@ifeelgoodbcn. Estaré encantada de leerte 😉

 

 

 

 

 

 

jupiter2.tumblr.com

Sentirte bien con tu imagen personal : 4 claves para conseguir tus objetivos sin agobios

Según el calendario, el año empieza oficialmente el 1 de enero, pero para mí Septiembre es el verdadero rey del cambio.

El mes del paraíso de los propósitos, del ¡sí puedo!, del ¡quiero cambiar! y de los retos ilusionantes. Precisamente este suele ser un periodo bastante común en el que decidimos hacer cambios en relación a nuestra imagen personal: cuidar nuestra alimentación, empezar a hacer ejercicio, mudar nuestro armario…

Pero ¡ojo! porque ese mundo ideal  de cambios que nos hemos montado para después del verano puede convertirse en un verdadero agobio si los objetivos que nos hemos propuesto son demasiados y demasiado grandes.  

Es muy fácil liarse la manta a la cabeza y ponerse en agosto a escribir un listado interminable de cosas que queremos conseguir, mientras nos tomamos una clara fresquita con los pies remojados en la orilla del mar. Luego llega el mes nº 9, la vuelta a la realidad y el repertorio de buenas intenciones se convierte en  “tengo que” y “debería”. Lo que en su momento fue una meta motivadora cada vez se hace más pesado hasta que un día aparece el: “es imposible, lo dejo”.

 

consigue-tus-objetivos-sentirte-bien-con-tu-cuerpo
Imagen: El roto

 

Confieso que yo año tras año, me compraba una libreta monísima para escribir mis propósitos: páginas y páginas de cosas para hacer. Según iba pasando el tiempo me daba cuenta de que mi lista seguía intacta, no había llevado a cabo casi ninguno de mis objetivos.

Ahí es cuando mis colegas Doña Perfecta & Miss Exigencia entraban en acción y empezaba  a culparme y machacarme por no sentirme capaz de poner en práctica mis propósitos. Así que al final, la libretita se quedaba en un cajón con todas mis ilusiones.

Este septiembre he decidido que paso del método habitual y de la libreta, esta vez haré caso al señor Einstein y su famosa frase: “Si buscas resultados diferentes no hagas lo mismo”.

 

consigue-tus-objetivos-sentirte-bien-con-tu-cuerpo
¿Cómo de larga es tu lista de propósitos?

Mi nuevo plan se llama “Consigue tus propósitos de imagen personal sin agobiarte” y lo he ideado para empezar a trabajar en lo que queremos conseguir sin fustigarnos, 100% libre de machaque mental ¿Te unes?

  1. “EL” objetivo

Sí, sí, has leído bien “EL” objetivo en singular. Piénsalo, ¿no es mejor hacer realidad uno de tus propósitos y cuando lo hayas puesto en práctica empezar con el siguiente? Sin listas de espera. Este año en vez de una libreta he escrito bien grande mi único objetivo con rotulador en un folio ¿Has escogido el tuyo? 😉

 

consigue-tus-objetivos-sentirte-bien-con-tu-cuerpo
Imagen: Julie Creffield

 

  1. Ponle fecha

Cuando entramos en la época de la vuelta al trabajo es habitual que la rutina y los “quehaceres”  diarios nos distraigan. Por eso, te propongo que cojas la agenda y marques un día en el calendario en el que tu propósito estará conseguido.

Para evitar frustraciones, sé lo más realista posible: teniendo en cuenta el tiempo y los recursos de los que dispones para llevarlo a cabo.

Septiembre y Enero suelen ser dos meses en los que se concentran los propósitos y esto nos produce atascos. ¿Qué tal si los distribuyes a lo largo del año?


  1. Convierte ese objetivo grande en varias acciones pequeñitas

En vez de quedarte enganchada a un pensamiento, lleva ese propósito a acciones concretas. Es preferible que sean propuestas sencillas y fáciles de llevar a cabo para poder cumplirlas. 7 acciones pequeñas a la semana suman 1 grande.

Por ejemplo:

Si mi objetivo es “Sentirme bien con mi imagen personal”

¿Cómo lo voy a hacer?

  • Voy a dedicar al día 30 minutos a mí misma.
  • 2 días a la semana haré una actividad que me conecte con mi cuerpo: ir al gimnasio, meditar, bailar, dar un paseo en bici.
  • 1 día a la semana: será mi día de ilusión y me vestiré con una prenda que me encante y me haga sentir bien.

Puedes empezar con 3 pequeñas acciones semanales  y una vez las hayas llevado a cabo ir modificándolas o añadiendo nuevas.

 

consigue-tus-objetivos-sentirte-bien-con-tu-cuerpo
Imagen: elitedaily.com

 

  1. Disfruta del camino

Es importantísimo que mientras vas caminando hacia tu objetivo sea un recorrido agradable para ti. Aunque requiera de un esfuerzo, recuerda cuál es el beneficio que te reportará lograr esa meta y para qué lo haces. ¿Por qué digo esto? Porque a veces los objetivos que nos marcamos vienen heredados de lo que otras personas quieren para nosotras, pero para ti no es realmente importante. Si es así, déjalo estar y centra tus energías en lo que a ti te suma bienestar y te hace crecer.

Ejemplo basado en hechos reales: “Mi tía Lola me dijo que me iría bien hacer Pilates para mantenerme en forma” Pero a ti te aburre profundamente… en realidad lo que te da la vida es bailar. Pues a bailar se ha dicho!!

¿Ya tienes tu objetivo en mente? Pues a por ello, valiente!!

________________________________________________________________________________________________________

¿Te gustaría trabajar algún aspecto de tu imagen personal, pero no sabes por dónde empezar?

A veces cuando estamos solas en un proceso de cambio es difícil hacerlo sola,en muchos momentos puedes sentirte insegura y desorientada.  En el taller Brave Women te acompaño a conocerte y disfrutar de ti mediante tu imagen personal, juntas  podemos trabajar para que te sientas bien contigo y con tu cuerpo siendo 100% tú.

bravewomenworkshop_editado-1

¿No vives en Barcelona pero te gustaría trabajar conmigo sobre tu imagen personal? Puedes consultar mis servicios de acompañamiento individual aquí  o escríbeme un email con tu consulta a hola@ifeelgoodbcn. Estaré encantada de leerte 😉

 

 

 

 

 

 

 

Imagen: Confesiones de una compradora compulsiva

CÓMO COMPRAR EN REBAJAS CON CABEZA (y no convertirte en una señora-hiena)

Es decir las palabras:“Primer-día-de-rebajas” y directamente veo imágenes de señoras-hiena esperando en la puerta de El Corte Inglés para abalanzarse como desaforadas sobre sus presas: las superofertas y las oportunidades increíbles. Mientras aúllan: “Yo lo vi primero” llenan sus cestos de kilos de ropa y ansia por llevarse el chollo más grande la tienda.

Y por qué no deciros la verdad: yo también me he transformado alguna que otra vez en señora-hiena, dejándome llevar por la falsa-satisfacción de comprar por comprar, sintiendo esa emoción en el estómago: intentando llenar huecos que no se pueden llenar con cosas.

Imagen: giphy ¿Y tú, eres una señora hiena o sabes comprar bien en rebajas?
Imagen: giphy ¿Y tú, eres una señora hiena o sabes comprar biene ne rebajas?

 

El juego de comprar ropa a mitad de precio engancha y como una pequeña ludópata te dejas llevar mientras te dices: “Es una oportunidad que no puedo perder”, “¡Total! por lo que cuesta…”, “Siempre lo puedo devolver” y mi preferida: “Es que lo necesitaba” ¿Te resuena?

Hoy te traigo un ejercicio sencillo y práctico para comprar con cabeza en las rebajas de esta temporada:

#1 Vete a tu armario y separa la ropa y accesorios que compraste el año pasado en rebajas.

#2 Mirando cada artículo responde a cada una de estas preguntas:

– ¿Cuántas veces te la has puesto?

– ¿Has podido combinar esa prenda que compraste con las que tenías?

– ¿Dirías que esa prenda es de tu estilo? O no tiene nada que ver contigo?

#3 ¿Qué diferencias hay entre las prendas de rebajas que sí has utilizado y las que no? Anótalas.

#4 ¿Qué crees te llevó a comprar esas prendas? El precio, estaba de moda, lo necesitabas…

Las respuestas de este ejercicio te darán muchas pistas sobre ti y tu comportamiento a la hora de comprar en rebajas. Definir tu patrón de compra, cómo compras y por qué, es el primer paso para aprender a comprar de manera efectiva, gastando sólo lo necesario en prendas útiles. A partir de aquí, podrás identificar en las tiendas  el tipo de prendas que utilizas sin para y las que se quedan muertas de risa en tu armario. A por ello, VALIENTE!! 😉

_______________________________________________________________________________________

Necesitas que te eche un cable organizando tu armario?

Casi siempre llenamos nuestro armario de manera inconsciente: rebajas, tendencias, copias de lo que llevan las amigas, básicos para no pensar… Pero en realidad ¿qué tienen que ver esas prendas contigo?

Tu imagen refleja una parte de tu interior, por eso lo más importante para sentirte bien con tu imagen es que te sientas tu misma.

Desde I feel Good Bcn te acompaño a conseguir un armario con el que te sentirás 100% TÚ. Haz click aquí para + info

arm

 

seguridad-en-tu-cuerpo

La NO fórmula para sentirte segura con tu cuerpo

“Quiero sentirme segura con mi imagen y transmitirlo a los demás” es  sin duda la frase que más veces he escuchado repetir entre las mujeres a las que acompaño en I feel Good. Por eso, hoy te he preparado un post para explorar este terreno que a veces viene con baches.

La “seguridad” es un concepto muy amplio, abstracto y subjetivo. Así que antes de nada piensa: ¿Qué significa la seguridad para ti? ¿Cómo sería convertirte en una mujer segura con su cuerpo? ¿Qué imágenes te llegan?

¿Te imaginas como Xena la princesa Guerrera, robusta y desafiante?,  ¿Te sentirías como una modelo posando tu cuerpo 10 en un anuncio de bikinis?, ¿Te transformarías en esa amiga que transmite tanta confianza en sí misma?…. Visualiza cómo serías tú como una mujer segura con su cuerpo.

Seguridad-cuerpo-imagen-personal
Imagen: Vanitatis ¿De qué manera te sentirías segura con tu cuerpo?

Es importante que seas consciente de cuál es tu “ideal de seguridad”, identificar cómo te gustaría ser y cómo formulas ese deseo.

La seguridad es una cualidad que parte de nuestro interior. Por lo tanto, difícilmente podremos sentirnos seguras con nuestra imagen si nuestro punto de referencia está fuera, difícilmente podremos tener confianza en nosotras si nos comparamos con otras personas.

Piensa en esos momentos de confort con tu cuerpo, cuando te paseas a tus anchas en bragas y camiseta por casa. Justo en ese momento; sola, tranquila, sin juicios, siendo tal y como tú eres.

La verdadera seguridad se construye cuando estás cerca de ti.

Imagen: pure wow Cuando somos nosotras mismas, generamos tranquilidad y confianza .

Autenticidad y seguridad son hermanas inseparables, la una sin la otra no podrían existir. Cuando nos damos el permiso para mostrarnos a los demás tal y como somos, sin disfraces, podemos crecernos y sentirnos a gusto con nuestra imagen.

Trabajar la seguridad en tu imagen personal es un camino desde dentro hacia fuera, de manera que es complicado que una prenda, un color o un estilismo nos aporten seguridad si no van acompañadas de nuestra actitud. En este terreno no existen las fórmulas exactas ni las varitas mágicas, cada una de nosotras tenemos nuestro particular manual de instrucciones, atrévete a explorar nuevas maneras de mirarte.

 

Conecta con tu cuerpo & tu imagen personal

Conectar con nuestro cuerpo y conocerlo es una buena manera de emprender este viaje hacia la aceptación y la seguridad en nosotras mismas.

Si estás en Barcelona, el 4 de julio, puedes ponerte manos a la obra a trabajar la conexión con tu cuerpo el taller Body Connect. Una cápsula de hora y media para tomar empezar a tomar contacto contigo y con tu imagen. a partir de técnicas de  Mindfullness, Expresión y Movimiento.

 

¿Quieres  más info? Haz click en la imagen

body connect

 

 

Imagen:Buzzfeed

EL REENCUENTRO: TÚ & TU CUERPO EN VERANO

Después de pasar meses envueltas en  abrigos, jerseys gorditos de lana y largas bufandas, de repente: llega el verano. Y así de sopetón  vuelta a los tirantes, las mangas cortas, los vestidos sin medias, las sandalias y el bikini.

Puede que durante todos estos meses en Invernalia, cubiertas de cabeza a los pies, hayamos reparado poco en lo que había debajo de nuestra ropa  y…¡claro! Suben las temperaturas y nos encontramos de golpe y porrazo con nuestro cuerpo, como si fuera una aparición divina.

Llega el primer día que te vas a poner pantalones cortos,  flipas con el color de las piernas y se te escapa un “Ostia, que blanca estoy”. Empiezas a fijarte sorprendida en la forma de tus muslos, en tu barriga y en tu culo, como si no formara parte de ti. “¿Y este cuerpo me ha acompañado durante todo el año?” ¡Pues sí!

Imagen: Juego de Tronos
Imagen: Juego de Tronos

Podemos decir que el verano es un reencuentro obligado con nuestro cuerpo y con nuestra piel.

Es como una cita a ciegas que tenemos programada año tras año, lo curioso es que aunque nuestro cuerpo forma parte de nosotras a menudo cuando lo vemos no lo reconocemos. Esta falta de conexión entre nosotras y nuestro cuerpo tiene una influencia directa sobre cómo nos sentimos con nuestra imagen personal.

¿Cómo me voy a sentir bien llevando una prenda en la que enseñe mis piernas, si me da vergüenza mirarlas? ¿Cómo voy a escoger una prenda con la que me sienta a gusto, si no conozco mi cuerpo? ¿Cómo voy a estar a gusto conmigo si no sé cómo soy?

Por mucha Operación Bikini que nos hayan metido en la cabeza, La Operación de verdad para sentirte bien con tu cuerpo empieza conociéndote y reconociendo las partes de tu cuerpo.

 

Imagen: Lena Dunham
Imagen: Lena Dunham

¿Y si quiero cambiar para sentirme mejor conmigo y con mi cuerpo?

Si hay algo que te está poniendo obstáculos a la hora de disfrutar de tu cuerpo, por supuesto que  puedes cambiar tu estilo de vida para sentirte mejor: llevar una dieta saludable, hacer ejercicio físico o dedicar más atención a tu imagen personal son iniciativas recomendables. Pero el cambio será mucho más efectivo si va acompañado de una consciencia sobre tu cuerpo y su movimiento.

Conozco varios casos de mujeres que después de haberse puesto a dieta  y haber bajado los kgs que querían a la hora de ir a comprar ropa se van directas a las tallas grandes que utilizaban antes. Esto pasa porque el cambio físico tiene lugar sin que lo hayamos procesado en nuestro interior, así que en realidad nos parece que nuestro cuerpo es el mismo. ¿Cómo voy a cambiar algo sobre mí si no sé cómo soy?

Todo es cuestión de práctica y ¡el conocer tu cuerpo también! Sin prisa pero sin pausa puedes empezar a observar y sentir tu cuerpo.

Si necesitas una guía para empezar, puedes ponerte manos a la obra con EL CUADERNO DE EJERCICIOS PRÁCTICOS #OPERACIÓN I FEEL GOOD, que puedes descargar aquí mismo de manera gratuita.

Sólo tienes que inscribirte en el formulario verde que encontrarás en esta misma página (arriba a la derecha) y lo recibirás directo en tu email.

Poco a poco y con buena letra irás re-descubriéndote para que el próximo encuentro con tu cuerpo no sea  una cita a ciegas 😉

¿Quieres aprender a conectar con tu cuerpo?

Si estás en Barcelona, tengo buenas noticias para ti!! Acabamos de abrir las inscripciones del taller BODY CONNECT, el día 4 de julio, donde trabajaremos la conexión con el cuerpo & imagen personal.

Como siempre los grupos de trabajo son reducidos y las plazas vuelan 😉

body connect

Bienestar_express

Bienestar Express: Quiero sentirme bien AHORA y YA!

Siéntete estupenda en dos días con la dieta detoxmegaantitoxinas.

Prueba nuestro antiarrugas,resultados visibles desde la primera noche de aplicación.

Enchúfate corrientes al cuerpo para acelerar la tonificación de tu cuerpo.

Cada vez tenemos menos tiempo para nosotras (o eso nos han enseñado) y cada vez hemos de ser más perfectas (o eso nos han enseñado también). Así que sin quererlo ni beberlo nos dejamos seducir por esa nueva corriente de productos y servicios quasi-milagrosos que nos prometen mejorar nuestro bienestar, nuestra salud y nuestra imagen de manera express.

Pero, digo yo… ¿Realmente existe el bienestar express? ¿Podemos sentirnos bien con nosotras mismas de manera ultrarápida y sin esfuerzo?

Porque al final eso es lo que buscamos en estos productos y tratamientos: sentirnos bien de manera mágica, mutar como un Pokémon dejando atrás todas las cosas que no nos gustan sobre nosotras; ya sea  una parte de nuestro cuerpo o un rasgo de nuestra personalidad.

Imagen Junoycalipso
Imagen: Junoycalipso El agobio de querer obtener resultados instantáneos puede llevarnos a la ansiedad.

El “Lo quiero ahora y ya” es el pan de cada día en nuestra sociedad, desde la comida rápida, pasando por los productos de belleza, hasta llegar al secreto de la felicidad.

Buscamos fórmulas instantáneas, fáciles y que no requieran implicación.

Lo curioso es que la mayoría de las veces eso que queremos transformar con tanta rapidez está mucho más ligado a nuestro interior de lo que pensamos. Por muy efectivo que sea ese tratamiento o producto es difícil que llegue tan dentro de nosotras como para hacernos sentir realmente bien como necesitamos.

Lo rápido corre el riesgo de quedarse en nuestra superficie.

¿Verdad que cuando queremos construir una carrera profesional  sólida nos preparamos durante años y años de nuestra vida? Invertimos tiempo en formarnos, en aprender idiomas, en adquirir experiencia trabajando en diferentes empresas… Pues con nuestro bienestar pasa lo mismo: la magia aquí no existe, si no hay implicación el resultado no será duradero.

Quiere-tu-cuerpo
Imagen Vía Pinterest: Lola Klimtbalan El proceso para querernos es lento, hemos de dedicarnos tiempo y cariño.

Si realmente queremos trabajar algún aspecto interior o exterior (cuerpo&mente son inseparables) hemos de motivarnos, dedicarle tiempo, paciencia y amor. Cambiar de estilo de vida, ampliar creencias y modificar hábitos es todo un proceso.

Y dentro de este proceso habrá días mejores y días peores, momentos en los  que sientas que realmente estás haciendo avances y otros en los que te dé la sensación que has vuelto al punto de partida. Pero el que exista un esfuerzo positivo por sentirte bien (fuera de obsesiones y culpas) significa que ya estás comprometida contigo misma. Y eso ya es mucho.

____________________                                                                 _________________________

¿Qué te parece una tarde sin prisas dedicada a ti?

Desde I feel Good Bcn te  invito a una tarde para conocernos y hablar de nuestro cuerpo fuera de estereotipos, presiones y exigencias en la charla gratuita BRAVE WOMEN TALK.

Juntas aprenderemos  cómo nuestra imagen puede ayudarnos a disfrutar de nuestro cuerpo y a expresarnos tal y como somos.

Reserva tu plaza aquí!

 exigencia-imagen-perfeccion