Foto: 27 Vestidos

Miss Frankenstein se va de boda

PASEENN Y VEAN!! Ahí está la prima Filomena, orgullosa, avanza por el pasillo de la iglesia con su vestido tornasolado, duro como el cartón, que apenas le deja moverse. Es una auténtica crack, no sé cómo con esos movimientos de Robocop ha conseguido llegar hasta el primer banco.

Le saluda la tía Marita, que luce el clásico moño-nido de churritos retorcidos. Os estáis partiendo porque sabéis a cual me refiero, ¿verdad? Sí, es ese moñete que inventó una vez un peluquero maquiavélico comiéndole la cabeza a alguien con que ESO podía favorecer.

A su lado Luisa, pequeña y menuda, medio-sonríe-comopuede totalmente envuelta en su vestido largo larguísimo sin fin. Mientras, Sandra subida en unos zancos-tacón de 15 cm mira al suelo concentrada para no meterse el ostión del siglo.

www.bodas.net
Foto: www.bodas.net

 

Ahora que más o menos estáis liberadas de la “temporada oficial de bodorrios” voy yo y os regalo un post sobre el temita… Pero es que el asunto tiene mucha chicha!!

Más que valorar cuales son los looks más o menos trendy para ir como invitada a una boda quería analizar con vosotras la mutación Frankenstein que hacen muchas mujeres a la hora de vestirse para este tipo de celebraciones.

Esos días parece como si no fueran ellas mismas, como si de repente el espíritu de la lentejuela hubiese poseído su alma. No me malinterpretéis, está genial atreverse con prendas que normalmente no solemos llevar, pero siendo coherentes con nuestra esencia personal, respetando nuestra manera de ser y nuestro estilo.

Si el salto entre lo que somos y lo que nos ponemos es demasiado grande, corremos el riesgo de sentirnos incómodas con el traje y no hay peor sensación que la de estar insegura por culpa de lo que llevas.  El conjunto que escojas ha de hacerte sentir exactamente lo contrario, a gusto contigo misma, cómoda y sobre todo TÚ.

Foto:plannersyco.blogspot.com
Foto:plannersyco.blogspot.com

La teoría está muy bien… ¿Pero cómo hacemos para acertar de compras?

  1. Antes de ir de compras mira lo que tienes en el armario, seguro que hay algún complemento o prenda que puedas reutilizar. Además de ahorrar, estarás imprimiendo tu estilo en el conjunto que escojas.

 

  1. Coge la base tu estilo habitual y súmale algún detalle sofisticado sin tener que cambiar por completo. Si por ejemplo, sueles vestir con bambas y vaqueros, para la ocasión puedes buscar unos pantalones de vestir y escoger una bamba de diseño diferente que tenga algún detalle brillante o metalizado.

 

  1. Piensa en prendas que después puedas volver a usar combinándolas con cosas que tengas en tu armario. Así te aseguras que siguen tu estilo y además no guardan polvo en un cajón.

 

  1. Lo mismo pasa con el maquillaje o el peinado, aunque vayas a la pelu intenta continuar la misma línea de tu estilo. Si tienes dudas, lo sencillo y natural siempre gana.

 

  1. Cada vez las bodas son menos estrictas con el protocolo a la hora de vestir pero si tienes alguna duda siempre puedes preguntar a los novios si hay algún tipo de código de vestimenta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.